Posted on

La nueva patria

La semana pasada viajé a los Estados Unidos para conocer nuestras nuevas oficinas en aquel lugar, ya que decidimos, debido al gran éxito que hemos tenido, expandirnos a nuestro vecino del norte para prestar nuestros servicios en aquel lugar.

Nuestra empresa se dedica a los préstamos, particularmente a los préstamos online, para facilitar la vida de las personas al hacerles saber que no están perdidos y que siempre hay soluciones financieras para cauterizar casi cualquier herida monetaria, una solución que se presenta a los clientes después de que un asesor personal evalúa su situación y encuentra solución.

Debido a la gran cantidad de migrantes mexicanos en los Estados Unidos, quienes se encuentran en una situación compleja, nuestros servicios parecían haber sido hechos a la medida para el mercado latino en los Estados Unidos, por lo que me dio mucho gusto ir a visitar a nuestro primer establecimiento en la ciudad de Chicago.

Los migrantes mexicanos y latinoamericanos en los Estados Unidos por lo general son personas a quienes les cuesta mucho trabajo adaptarse a todo lo que comprende la vida norteamericana y sus diferentísimos usos y costumbres que llevan en esa nación desde el mero inicio.

En el plano personal, los migrantes latinoamericanos sufren un completo shock cultural en el aspecto social que tapiza a nuestros vecinos del norte, sobre todo en el plano familiar, ya que el latino está muy acostumbrado al calor familiar, algo que en los Estados Unidos es muy raro, lo que causa un inmediato corto circuito.

Este cambio es uno que la mayoría de los migrantes por lo general nunca supera del todo; sin embargo, muchos son los que se adaptan a esta diferencia radical, en gran medida gracias a las largar horas de trabajo durante las que laboran y por las familias que ellos mismos forman con una pareja con el pasar del tiempo.

Otro elemento que les motiva a groso modo y que les ayuda enormemente a salir adelante es el dinero que pueden enviarle a sus familiares en México o en Latinoamérica, algo que en sus propios países jamás habrían podido hacer. Nada es más frustrante para un hombre que el no tener los medios suficientes para asegurar el bienestar de su familia.

El segundo plano que es complicado para los migrantes es adaptarse es el marco legal estricto, efectivo y rígido que hay en los Estados Unidos de Norteamérica, un lugar donde nadie está sobre la ley y donde la ley aplica para todos.

Esto les parece casi marciano, ya que los migrantes provienen de países donde el crimen es un modo de vida y donde los individuos están por encima de las instituciones, lo que implica un sistema donde no hay consecuencias para los criminales.

La mayoría de los migrantes al llegar a los Estados Unidos piensan que el nuevo país será igual, consecuentemente metiéndose en muchos problemas. Sin embargo, la gran mayoría de ellos se adapta excelentemente al nuevo marco legal y se convierten en individuos aptos para el sistema americano.