Posted on

Cuando el teclado del celular nos trollea

¿Nunca les ha pasado que están buscando algo importante en el celular y lo escriben tan rápido que no se dan cuenta que lo escriben mal y cuando le dan buscar se percatan de que les salió otra cosa rara como “mármoles para cocina” en lugar de lo que en realidad buscaban? Además de perder tiempo al borrar la búsqueda y tener que escribir todo una vez más; te enojas, te frustras, vuelves a escribir y te vuelves a equivocar, las manos te sudan, sientes los dedos como de goma y después del tercer intento lo que buscabas sale en la pantalla y puedes exhalar el aire que tenías atorado gracias a todo el esfuerzo invertido por la culpa del teclado de tu celular.

Algo así me paso ayer cuando desesperadamente buscaba las estaciones de trolebús que sale desde el metro Mixcoac, recorre todo Félix Cuevas, cruza Tlalpan y llega a no sé dónde. Yo necesitaba bajarme antes de cruzar Tlalpan y no tenía la más mínima idea del nombre de la estación por lo que al teclear mi búsqueda, con el calor, las prisas y estar de pie, me equivoqué como tres veces y  tuve que borrar y corregir la palabra unas diez. Decidí mejor preguntar y evitarme problemas, además de que, cuando logré encontrar lo que buscaba el internet no logró darme las respuestas completas.

No es la primera vez que esto sucede y sinceramente, desde que utilizo los teléfonos con teclado en la pantalla, he tenido este tipo de problemas y no soy la única que los posee. Con las personas a mí alrededor logro ver cómo se equivocan, como mandan mal los mensajes, cómo borran una frase porque el teclado hace lo que quiere y escribe lo que mejor lo que conviene.

No me refiero a esos problemas en el que le mandas al chico que te gusta “¿oye, te gustaría salir conmigo?” en lugar de mensaje real que dice “¿oye, me pasas la tarea de economía?” y tampoco me refiero a los de “¡Ay!, ese mensaje era para otra persona”

De los que yo hablo, y de los que me peleo cada dos por tres, son de cuando no te salen las palabras y escribes tres “b” juntas, o en lugar de decir “hola” escribes “mola” o algo así. Por la prisas en querer contar un chisme, una idea o el cómo te va en tu día, tienes que corregir como cincuenta veces la frase porque siempre sale mal.

No importan los errores garrafales de ortografía, que no justifico el hecho de que las personas no sepan escribir y necesiten regresar inmediatamente a la escuela primaria, lo que importa es que luego lees un texto que dice así: “la otra noche me figura ver que una sombrero se acerchaba a la ventana de mi cocaína. Escuché un ruido alebrije y mejor salí correteando”

¿Puedes descifrar el mensaje oculto? Déjalo en los comentarios.